Reseña #132: Fuimos canciones, de Elísabet Benavent

20:19

¡Hola, viajeros y viajeras!

Hoy traigo la reseña de una de mis últimas lecturas. Se trata de "Fuimos canciones", la primera parte de la bilogía Canciones y Recuerdos de Elísabet Benavent publicado por Suma de Letras (Penguin Random House).

¡Millones de gracias a la editorial por el ejemplar!

Sinopsis
Macarena vive en Madrid y es asistente de una influencer de moda.

Macarena disfruta la vida a sorbos e intenta ser feliz.
Macarena tiene dos amigas: Adriana y Jimena.
Macarena guarda un secreto que deletrea a escondidas.
Ese secreto tiene tres letras: L-E-O.
Macarena no sabe que Leo está en Madrid.
Macarena teme, Macarena sueña, Macarena ama, Macarena vuela...

Y en este juego del destino intenta aceptar que lo que fuimos no puede ser lo que seremos...
¿O quizás sí?
Porque a veces lo que fuimos da sentido a lo que de verdad somos.


Opinión personal
Elísabet Benavent es siempre un acierto por lo que en cuanto vi que regresaba este año con una nueva bilogía, no pude dejarla escapar. Puede que al principio ambos libros nos intimiden por la gran cantidad de hojas que tienen, pero créanme cuando digo que os parecerán pocas. Ni una sola página tiene desperdicio. Os cuento más detalles sobre esta primera parte tan explosiva.

Personajes
Maca, protagonista femenina. Es una mujer con una personalidad arrolladora. Divertida, trabajadora, ingeniosa y pasional, tiene un carácter de mil demonios cuando se trata de Leo. Es estar juntos y desbordarse como un volcán en erupción.

Leo, protagonista masculino. Es un hombre aparentemente tranquilo que tiene las cosas claras en la vida (al menos actualmente, claro). Profesor de literatura en la universidad, acaba de asentarse en Madrid. ¿Y qué hay de su vida sentimental? Le gusta ir de flor en flor, al menos por el momento.



Narración
El libro cuenta con 534 páginas (formato papel) repartidas en 53 capítulos y un epílogo. En ellos encontraremos varios puntos de vista aunque es cierto que Maca toma más protagonismo que Leo y las chicas, Jimena y Adriana, al fin y al cabo es su historia.

Además, cada capítulo está titulado con una canción significativa que forma la banda sonora de las vidas de Maca y Leo. Me ha encantado reconocer muchas canciones que suelo escuchar y, también, conocer otras nuevas. La música es vida y si la combinamos con un libro de Elísabet Benavent, la mezcla es explosiva.

En cuanto a la autora, he de decir que desde que cogí la bilogía de Silvia hace unos años y conocí su pluma, no he tenido ni una sola crítica. Su pluma es fresca, intensa, amena, cercana pero, sobre todo, humana. Me encanta cuando humaniza tanto a los personajes que parece como si los conociéramos de toda la vida. Cada uno de ellos es único y particularmente especial. Bravo por Elísabet por seguir manteniendo esa magia al crear nuevos chicos y chicas.

Trama
Maca es asistente de una influencer, Pippa. Tiene una vida de lo más ajetreada porque su jefa puede ser una chica guapísima, famosísima y todo lo acabado en ísima, pero es una tocapeloteas en toda regla. Lleva a Maca por el camino de la amargura, pero ella, tan valiente y decidida, aguanta una y otra pensando que su jefa y ella, alguna vez podrán entenderse. Por otro lado, cuando no está trabajando queda con sus amigas Jimena y Adriana (después hablaré de ellas) y con Coque, su rollete. Entre esto y aquello, su vida es un poco ajetreada pero monótona. Hasta que Leo vuelve a irrumpir en su vida.

Leo acaba de mudarse a Madrid y es profesor de literatura en la universidad. Su vida no ha cambiado mucho en los últimos años. Su pasión por la literatura le ha llevado a su nuevo trabajo, y su vida sentimental se resume en algún que otro encuentro esporádico. Desde el comienzo del libro lo veremos tras Raquel, otra influencer y buena amiga de Maca, que fue su compañera de universidad. La chica lo tiene todo así que no es de extrañar que el chico no le quite ojo. Pero no esperaba encontrarse a Maca, su vecina de la infancia y la que fue su novia cuatro veces desde que fue un adolescente.

Al comienzo de la historia, la autora nos permitirá conocer poco a poco a los personajes. No solo se centra en Maca y Leo sino que tomarán protagonismo Adriana, Jimena, Pippa y Raquel. El encuentro entre Leo y Maca ocurre nada más abrir el libro pero lejos de ser precipitado, no hay otra forma de empezar que esa misma porque es muy del estilo de los protagonistas. Puede que al principio los veamos tranquilos, seguros de sí mismo y cosas del estilo pero nada más lejos de la realidad porque es estar en la misma habitación los dos juntos, y saltar... ¿chispas? ¡No! Saltar sillas, mesas, vasos, cubiertos... Todo lo que pillen de su alrededor.

Desde siempre me han encantado las historias donde los personajes tienen una enorme relación de amor-odio. Ese asco contenido que se tienen y a la vez ganas de tirarse al cuello del otro (y no precisamente para hacerle pupita) me encanta. Así que si sumamos las personalidades intrínsecas de estos dos, tenemos broncas de campeonatos. El ingenio brota, las palabras también y no queda otra que coger palomitas como si fuera un cine y verlos en acción. Porque sí, porque son la bomba y porque os sacarán miles de carcajadas.

<<-¿Te pongo algo? -le ofrecí.
-De los nervios me pones -balbuceó pasando de largo a mi lado.
-De beber, ¿quieres algo o no?
-¿Escupirás dentro?
-Es posible>>.

¿Y por qué tienen tanto rencor acumulado?, os preguntaréis. Porque estos dos tienen más historia detrás que toda la saga de Juego de Tronos junta. Comparten un pasado lleno de broncas, miedos e inseguridades, pero también de muchísima pasión. Estuvieron juntos, rompieron y volvieron a estar juntos. Así hasta cuatro veces en unos años. Los motivos no os los voy a contar porque realmente merecen la pena ser descubiertos y, es que en realidad, eso es lo de menos porque lo importante es lo mucho que se siguen queriendo a pesar de negar sus sentimientos. Son los únicos capaces de hacer temblar su suelo con solo una mirada. Me han encantado esos momentos donde salían a flote sus sentimientos porque ahí es donde verdaderamente podemos conocer a ambos personajes.

Hasta que logren admitir algo, por mínimo que sea, recorren un largo camino lleno de escenas emotivas, divertidas, arriesgadas... Con cada capítulo disfrutaba más y más, y estoy segura de que si Elísabet nos hubiera regalado 100 páginas más, tampoco me hubiera cansado. Leo y Maca son dos personajes que marcan porque son tan jodidamente humanos (como diría Leo, ese aficionado a los tacos) que no puedes evitar emocionarte.

<<Eres la única mujer capaz de hacerme perder la cabeza, pero para mí eso nunca fue bueno. La vida no es como las películas, Macarena. No me gusta sentir que me haces perder el control. Siempre te quiero demasiado, te odio demasiado o espero demasiado y en el exceso nos diluimos. Somos dos amigos que llevan tanto tiempo enamorados que el amor se les ha podrido en el pecho>>.

Entretanto que los protagonistas de esta historia se tiran de los pelos, se insultan y se dejan llevar por la pasión a ratos iguales, Jimena y Adriana, las dos mejores amigas de Maca, tomarán protagonismo con sus propias historias. Por un lado, Jimena es la caña de España. Me ha recordado un tanto a Lola, la amiga de Valeria (otra saga de la autora) pero después, pensándolo fríamente me dije: ¡No! Jimena es mucho mejor. Y mira que no pensaba que hubiera alguien mejor que Lola... Es divertidísima, ingeniosa, fluida y está como una auténtica cabra. Todos tenemos una amiga que nos dice la verdad aunque duela, que no tiene pelos en la lengua y que daría la vida por sus amigas a pesar de todo. Pues Jimena tiene todo eso y más. Ella vivirá su propia historia con Samuel, un hombre que le recuerda a Santi, su amor de la adolescencia que lamentablemente murió. Vive anclada a su fantasma por lo que jamás conocerá a nadie tan bueno como él. Hasta que aparece Samuel. El resto... tendréis que descubrirlo porque este chico se las trae. ¡Y tanto!

En cuanto a Adriana... Ni siquiera sé que decir de ella. Me he identificado con ella por esa timidez escondida que tiene y esa personalidad tan sencilla. Ella está casada desde hace unos años pero cree que le falta algo en su matrimonio. ¿Chispa? No puede ser porque su marido es un acróbata del sexo (palabras de Jimena, lo juro). ¿Entonces qué es? Mientras busca el motivo, se embarcará en un viaje donde aparecerán varias personas que lo pondrán todo patas arriba. Pero no penséis mal de la chica, es una búsqueda junto a su marido. Es un personaje que aún tiene mucho que decir, estoy segura.


Final
Reconozco que tenía mucho miedo de llegar a los últimos capítulos porque había oído que eran apoteósicos. Y no se equivocaban. JO-DER con Maca, Leo y compañía. Las últimas páginas son de llorar, os lo aviso. Emocionan tanto que abruman. En mi caso, recuerdo estar en compañía mientras los leía y tener que ir a mi habitación para llorar a gusto. Porque sí, porque son historias en las que no importa las lágrimas, si son dos o son cien. Me dio una enorme tristeza el punto que alcanzaron los protagonistas, tan necesario como respirar, cabe decir.

Sin duda estoy deseando leer el siguiente libro porque la historia de ambos no ha hecho más que empezar. Os aconsejo que lo tengáis muy cerquita porque lo necesitaréis.

<<"Fuimos canciones" es tan solo un pedazo de Maca y Leo, ese que perdieron por el camino. Una historia explosiva, divertida y emocional pero sobre todo, humana. Elísabet jamás dejará de crear magia con sus historias>>.

Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.
Un besote, 
Toñi

2 comentarios

  1. ¡Hola! De esta autora solo he leído La magia de ser Sofia y me gustó bastante, a ver cuándo me animo con más de sus libros :) ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy me MUERO de gamas de leer esta historia!!!

    Besos

    ResponderEliminar

Popular Posts

Instagram @viajandoaotrosmundos

Reto Goodreads 2018

2018 Reading Challenge

2018 Reading Challenge
Toñi has read 12 books toward her goal of 120 books.
hide